23/10/08

Proclamación de la Constitución, por S. de Viniegra. Análisis


La pintura representa la proclamación de la Constitución en Cádiz el 19 de marzo de 1812, en la plaza de San Felipe, a la puerta del Oratorio donde se habían desarrollado las sesiones de las Cortes desde su traslado a la capital en febrero de 1811.
La escena transmite el entusiasmo a la vez que solemnidad del acto. Sombreros en alto, brazos elevados, indican el fervor de la multitud. A la derecha, a las mismas puertas de San Felipe Neri, los representantes de la Nación asisten a la primera lectura pública del texto constitucional. Entre los presentes, por su atuendo, vemos representados a clérigos, militares y burgueses, quienes tuvieron, efectivamente, presencia importante entre los diputados. A la izquierda, los ciudadanos forman el público asistente, mostrando una rica variedad por sus ropas, pues se mezclan uniformes militares, hábitos monacales, mantillas y peinetas, capas y redecillas en el peinado de las clases populares. El pintor alude así al consenso y apoyo generalizado a la Constitución, hecho que si pudo ser cierto en Cádiz, por el carácter liberal de la ciudad en aquellos momentos, no puede extenderse al conjunto del país, atrasado, ignorante, que luchaba contra los franceses por la defensa del Altar y el trono.
En medio de ambos grupos, cuelga del muro un pendón con los escudos de los distintos territorios hispanos y el lema: “Patria y Libertad”, además de los escudos de las naciones aliadas, Gran Bretaña y Portugal. Las guirnaldas enmarcan las fechas de 1808 y 1812, comienzo de la Guerra de Independencia que dio inicio al proceso al constituirse la Junta Suprema Central, encargada a su vez de convocar unas Cortes, y fin del proceso, con la proclamación de la Constitución. La fecha de la proclamación, la festividad de San José, dio lugar a que se conociese popularmente a esta Constitución como “la Pepa”, y la adhesión a sus ideales se transformó en el grito “¡Viva la Pepa!” con que la festejaban los liberales, a la vez que eludían la prohibición real, tras el regreso de Fernando VII, de manifestaciones en su favor. Encontramos también la bandera nacional y el lema "Plus Ultra"  que forma parte del escudo español, además de los escudos de Cádiz y la Isla de León, sedes de las Cortes en distintos momentos.

Sin duda, el pintor participa de los ideales liberales pues da una carga positiva a la imagen. Salvador de Viniegra, pintor gaditano de la segunda mitad del siglo XIX participó de la corriente historicista tan de moda en su época. Es lógico por tanto, que representara el más importante acontecimiento de la historia reciente de su ciudad natal. El cuadro, encargado para conmemorara el primer centenario de la Constitución -1912- se encuentra 
depositado en el Museo de las Cortes, en Cádiz,  y es reflejo de la trascendencia histórica de la Constitución de 1812, referente permanente del constitucionalismo español.
El contexto histórico en el que se desarrollaron las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812 ya ha sido expuesto.
De entre todas las imágenes que hacen referencia a las deliberaciones de las Cortes o a la Constitución, las más conocidas son esta pintura, que recoge la proclamación de la Constitución, y la dedicada a la primera reunión de Cortes (24 de septiembre de 1810) que se representa en al cuadro de Casado del Alisal, Juramento de las Cortes Constituyentes en la Iglesia Mayor Parroquial de la Real Isla de León. La trascendencia histórica de los hechos representados se ha expuesto ya con antelación.

2 comentarios:

jesus dijo...

estupendo comentario. que escudos, a parte del de Fernando VII, Gran Bretaña y Portugal salen?

Wilian dijo...

que buena... te la hicistes