20/12/09

LA CRISIS DEL 98. Documentos

MANIFIESTO DE MONTECRISTI (ver análisis

La guerra no es contra el español que, en el seguro de sus hijos y en el acatamiento a la patria que se ganen, podrá gozar respetado, y aun amado, de la libertad que sólo arrollará a los que le salgan, imprevisores, al camino. Nosotros, los cubanos, empezamos la guerra, y los cubanos y los españoles la terminaremos […]. No hay odio en el pecho antillano, y el cubano saluda en la muerte al español a quién la crueldad del ejército forzoso arrancó de sus casa y su terreno para venir a asesinar en pecho de hombres la libertad que él mismo ansia. Más que saludarlo en la muerte quisiera la Revolución acogerlo en vida, y la República será un tranquilo hogar para todos los españoles laboriosos y honestos, que podrán gozar en ella de la libertad y de los bienes que no habrían de encontrar aún por largo tiempo en la flaqueza, la apatía y los vicios políticos de sus país […]”.
Montecristi, Santo Domingo, 25-03-1895. Firmado por José Martí y Máximo Gómez
jmarti3
Extrae del documento las ideas principales y analízalas. 


  Ultimátum de Estados Unidos

Considerando que el aborrecible estado de cosas que ha existido en Cuba durante los tres últimos años, en isla tan próxima a nuestro territorio, ha herido el sentido moral del pueblo de los Estado Unidos, ha sido un desdora para la civilización cristiana y ha llegado a su periodo crítico con la destrucción de un barco de guerra norteamericano y con la muerte de 266 de entre sus oficiales y tripulantes, cuando el buque visitaba amistosamente el puerto de la Habana; el Senado y la Cámara de Representantes, reunidos en Congreso, acuerdan:
1º.- Que el pueblo de Cuba es y debe ser libre e independiente.
2º.- Que es deber de los Estados Unidos exigir que el gobierno español renuncie inmediatamente a su autoridad y gobierno en la isla de Cuba y retire sus fuerzas de las tierras y mares de la isla.
3º.- Que se autoriza al Presidente de los Estados Unidos, y se le encarga y ordena, que utilice todas las fuerzas militares de los Estados Unidos para llevar a efecto estos acuerdos.



TRATADO DE PARIS (ver análisis) 

Art. 1. España renuncia a todo derecho de soberanía y propiedad sobre Cuba.
Art. 2. España cede a los EEUU la isla de Puerto Rico y las demás que están ahora bajo su soberanía en las Indias Occidentales, y la Isla de Guam en el archipiélago de las Marianas.
Art. 3. España cede a los EEUU el archipiélago conocido como las Islas Filipinas (...) Los Estados Unidos pagarán a España la suma de 20 millones de dólares dentro de los tres meses después del canje de ratificaciones del presente Tratado.
Art. 9. Los súbditos españoles podrán permanecer en dicho territorio o marcharse de él, conservando en uno u otro caso, todos los derechos de propiedad.
París, 10 de diciembre de 1898



Los últimos de Filipinas

clip_image002

La guerra en Cuba

clip_image002





ALGUNAS CARICATURAS

Cuba_caricatura1 Cuba_caricatura



Muertos durante la guerra:


En guerra
1 general
60 oficiales
1.314 soldados
Por heridas
1 general
81 oficiales
704 soldados
Por fiebre amarilla
313 oficiales
13.000 soldados
Por otras enfermedades
127 oficiales
40.000 soldados
En la travesía
60 soldados
TOTAL
2 generales
581 oficiales
55.078 soldados
FERNÁNDEZ ALMAGRO, M.: Historia política de la España Contemporánea, vol. III, Madrid,1968, pp. 151-152



Mapas del conflicto

Ahí van unos mapas de Cuba:
En el primero se observa la proximidad entre Cuba y Estados Unidos (la Península de Florida, más en concreto), así como la posición estratégica de la isla en el Caribe, puente hacia centro y sur América.

clip_image002
En la siguiente imagen, arriba, el mapa de la guerra de Cuba, con los signos que señalan los focos de la sublevación (en el extremo oriental de la isla) y la campaña de avance hacia La Habana, junto con la intervención de la escuadra naval norteamericana.

Debajo, el archipiélago de Filipinas, en el Pacífico, frente a las costas de China

Guerras de Cuba y Filipinas

Finalmente, en el tercer mapa se explica la batalla de Santiago que, tras la derrota de la flota española ante la estadounidense el 3 de julio de 1898, puso prácticamente fin a la guerra.

clip_image001